SOMBRAS

Hoy me enterado por la prensa de la muerte de una mujer, de una madre, a manos de su pareja…ha sido aquí cerca en Paiporta, he leido con un nudo en la garganta como el niño se interpuso entre la víctima y su verdugo, el chaval no pudo hacer nada salvo presenciar como su “padre” acuchillaba una y otra vez a su madre….cuando la policia y el samur despejaban la zona el crio preguntaba si su madre estaría bien….en ese mismo momento he cerrado los ojos, y los oidos, y la boca y no quería ser humano…ni nada…sólo una sombra…mi pequeño lamento, mi pequeña historia….

SOMBRAS

Cuando la miró aún estaba allí,
se interpuso ente el odio y el miedo,
gritó su nombre varias veces,
corrió de un lado a otro
como buscando una salida, corrió y corrió.

Cuando la miró aún estaba allí,
la cara pálida, la mirada acuosa,
hoy brillan las estrellas un poco más,
quizá es que hay más, hoy persigue sombras,
en eso nos hemos convertido, sombras, sólo sombras.

Sonaron sirenas, la miró por última vez,
la vida se le escapaba, “no mires” le dijeron
mientras la sangre le empapaba el dobladillo.

Cuando la miró aún estaba allí,
preguntó sí se pondría bien, y siguió preguntando,
por el cielo, por el mar,
por la lluvia, por la tierra,
pero hoy sólo veía sombras,
sombras entre ladrillos, entre cortinas,
entre muebles, entre portales,
agazapadas, burlonas, temibles…

Cuando la miró ya no estaba allí…
se había ido, y algo grotesco se la llevo,
algo que corría con gritos y ademanes
entre la gente, lo subieron a un coche
y entre destellos se fue, pero ella ya no estaba.

Esa misma noche cuando el silencio
le pilló de sorpresa, miró en la oscuridad,
desde lo más profundo…y la vió,
se le acerco despacio con calma,
le besó la mejilla, le limpió unas lágrimas,
se marchó…ya no la volvería a ver, y sin embargo
ahora siempre está con él…

AGA

2 GUNS: SI PECKINPAH LEVANTARA LA CABEZA

2_Guns-279740556-large

Pues eso, que si Peckinpah levantara la cabeza seguro que se la volaba de puro hastío, esa es la sensación que se tiene al ver un film que pretende mucho y se queda en nada, por mucho que haya referencias al cine de acción de los 70…, películas del tipo de Quiero la cabeza de Alfredo García, o ese especie de final tipo grupo salvaje. Basada en un comic que desconozco, la película es una budy movie pasada por un ejercicio de artificio donde el pim-pam-pum es el metalenguaje de referencia, sin una historia minimamente construida, todo resulta previsible y en ese sentido inútil. Lo único salvable es la cantidad de buenos actores que hacen lo que pueden en este destarifo. Comencemos por nuestro Teniente Castillo de Corrupción en Miami, Edward James Olmos y aquí convertido en un narco, que gracias a los guionistas resulta más un vendedor de coches de El Paso que un mafioso mexicano, pero el hombre hace lo que puede, nuestro amigo y conocido del gran público Bill Paxton convertido en un agente de la CIA, que parece más bien de la TIA ávido de conseguir la pasta que lo hacen peligroso y a la vez ridículo, un Fred Ward que hacíamos años que no veíamos y que tiene aquí un papel que casi es un cameo del protagonista de Remo armado y peligroso convertido en almirante que mira para otro lado, en la rídicula por innecesaria referencia a la corrupción del sistema, aunque para gozo de los amantes de la serie B les resultará curiosa su incorporación, además de un James Marsden alejado del Cíclope de la X-Men y convertido en un capitán de inteligencia militar encantado de conocerse así mismo y más si cabe a la guapísima novia del protagonista. Y por último y lo más interesante es el buen funcionamiento entre Denzel Washington y Mark Wahlberg como pareja pretendidamente cómica y de rebufos tarantinianos donde el bueno rollo impera y los diálogos se convierten en ríos de palabrería sin sentido pero que resulta chispeante simplemente por absurda, con lo cuál pues bueno…acaba por dotarles a los intérpretes de un pretendido “estar de vuelta de todo” que no sabes si es cinismo o un guiño como el de Mark Wahlberg a las chatis que salen en la peli.
En fin, cine de usar y tirar si entendemos usar 7.50 pavos en noches donde vale la pena tomarse un gin-tonic y dejarse de berettas, M-50 y otros artefactos por el estilo y no perder el tiempo en un cine lleno de referencias visuales, donde alguién debía explicarle al director que no sólo de referencias se hace el cine, si no lo dotas de contenido a las historias, a los personajes, y si encima pretendes hacer una comedia pues no mates a la chica y así final feliz asegurado y todos tan contentos…una lástima algunos intentan hacer de la referencia algo parecido a la virtud.

AGA

CREMATORIO Y LA LITERATURA ALIMENTICIA

Anag-CREMATORIO.qxd
Es Crematorio una novela de altos vuelos, de esos que suben y suben y posiblemente no se acuerden de bajar, entre otras cosas porque se cansa uno de tanto arquetipo histórico, tanto jugueteo con la historia para sacar 1500 páginas, para al final saber si Roma era así o asá…lo cúal no deja de tener su importancia obviamente pero supongo que para eso ya están los libros de historia. Por eso Crematorio es literatura alimenticia de esa que engorda cuerpo y alma como si de una sustancia hecha de todo lo que el ser humano necesita y reclamara. No habla la novela de la corrupción, ni analiza un contexto histórico determinado salvo para situarnos y comprenderlo, sin embargo si es una novela que habla de los seres humanos con sus detritus y sus sueños, monstruosos a veces, y otros bañados por el salitre de levante.
Leer Crematorio supone situarte con Rafael Chirbes en un ejercicio de protosinceridad algo que va más allá del análisis, del escrutinio, de la observación…es una disección, dura, sangrienta, fea pero real donde los personajes deambulan siendo cadáveres sin saberlos, con vidas rotas, con carencias presentes y amores olvidados, con deseos sin sujección, con hastío hasta las cejas. De eso y mucho más habla Crematorio sin ser una novela que profetiza el colapso capitalista por amoral y descerebrado resulta más como un espejo donde se miran los protagonistas, su patio trasero, sus vergüenzas. Aquí tenemos a un escritor que no pretende pontificar pero sí gritar desde la pluma que detrás de tanto oropel no se esconde nada más que desespero, un personaje como Rubén Bertomeu que mira a su alrededor y a través de esa especie de testamento nos cuenta su historia que es suya y de los que le rodean. Una novela excelente, pero sobre todo la palabra de un escritor que habla con sus libros, con sus textos, con su no-narración, ese es su logro y a nosotros nos encanta que Chirbes hable de todo y de nada…pero sobre todo que nos dé de comer con esa literatura tan alimenticia que llena, que te hace pensar o no pensar, y eso cuando hablamos de literatura es mucho, tanto que queremos más.

VIENTO

VIENTO

Me pregunto que me traerá el viento,
quizá hojas que vuelan sin rumbo,
sonidos que vienen,
murmullos que se alejan entre calles mojadas.

Me pregunto que me traerá el viento,
quizá una mirada penetrante, unos ojos de fuego,
quizá briznas de campos lejanos o tal vez olores;
olores de la tierra, olores de cambio.

Me pregunto que me traerá el viento,
quizá tormentas furiosas que golpean mi roca,
quizá lluvia suave que apacigua el alma.
Pregúntame por el viento, el aliado, mi amigo,
aquel al que no ofreceré resistencia,
lo abrazaré fuerte…me llevará lejos.

Me pregunto que me traerá el viento…

AGA