LA ISLA MÍNIMA (El corazón de la marisma)

 

Es probable que un director de la talla de John Ford cuando rodaba en Monument Valley algunos de los mejores westerns de la historia del cine, casi con total seguridad estuviera pensando en el paisaje como un elemento indispensable sin el cuál la historia sería otra, no mejor ni peor sino simplemente otra.

Quizá Alberto Rodríguez pensara lo mismo cuando decidió contar esta historia en las marismas del Guadalquivir y no se entiende esta trama sin la impronta de esa naturaleza que fluye como si nada existiera y a la vez todo lo envolviera. Y doy por sentado que algo de eso hay, si tengo en cuenta que me estoy acercando a la mejor película española que se ha rodado este año, y para mí una de los mejores films noirs hechos hasta la fecha aquí en suelo patrio.

Y el resultado es así porque hacía mucho tiempo que no se juntaban tantos elementos, y tan buenos, funciona todo con precisión, con equilibrio, con inteligencia, pero sobre todo tratando al espectador como adulto, y eso da como resultado esta gran película.

Comienza La Isla Mínima con un planos aéreos en los que la marisma, el río, el agua, la fauna….fueran las circunvoluciones del cerebro y todo ello unido por redes tan poderosas que ahí en ese microcosmos todo parezca lo mismo pero su complejidad resida una vez nos vayamos acercando. Eso hacen nuestros protagonistas, dos policías venidos de Madrid, casi condenados, purgando sus pecados, a resolver unas desapariciones que harán que su investigación sea un descenso por su particular río en tinieblas por utilizar la terminología de Conrad.

Este viaje nos lleva a la España de los 80 donde lo viejo no acaba de morirse y lo nuevo no acaba de despegar, igual que los dos compañeros tan diferentes, tan distantes y desconfiados el uno del otro que ambos representan pasado y futuro. Y como todo viaje implica necesariamente una introspección, como la que Javier Gutiérrez – Juan hace mirando los flamencos como si fueran monstruos fantasmales surgidos del infierno sevillano para atormentarle y recordarle su pasado oscuro, represor, extraño, pútrido. Ese ajuste de cuentas personal se manifiesta con tanta presencia que hace que sea para mí de lo más interesante de la película, esa dualidad, por un lado tan turbia y por otro tan por que no comprensiva.

Son sus métodos tan sucios como persuasivos, todo ello bajo la atenta mirada de su compañero que le observa quizá pensando que él es mejor mucho mejor.

Y sin embargo, todos somos elementos de un mismo laberinto depositados aquí, con nuestros deseos, con nuestras metas, fuera de ese entorno acuático, primitivo, donde pervive lo injusto y escapar es casi una obligación al precio que sea aunque muchas veces ese precio sea imposible de pagar.

Es La Isla Mínima madre o hija o quién sabe de aquellos dos policías enfrentados que recorrían Nueva Orleans y el delta de Mississipi intentando encontrar a un asesino en serie mientras buceaban en la sociedad, y en ellos como si el universo no estuviera sobre sus cabezas, y caminaran inseguros sobre sus pies. Tal es el parecido, y quizá por eso ambas sean verdaderas obras llenas de un metalenguaje fílmico que desborda intención, por eso ambas sean paisaje y oscuridad, por eso ambas sean grandes ejercicios de guión, de elaboración de personajes, de ambigüedades.

Resulta muy recomendable sumergirse en las marismas de la isla mínima y dejarnos atrapar por esta historia que es muchas otras historias a la vez, en la que cada canal del río, cada recodo del camino incluye una sorpresa, tal vez una amenaza, tal vez un grito, o un sitio donde el tiempo tramita las leyes esas que los hombres se dan para no apretar el gatillo. Y sin embargo todo se queda en la marisma, se hunde, se enfanga se oculta tras un cañaveral quizá esperando que todo desde arriba a vista de pájaro resulte menos duro menos incierto.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s